TRANSFUSION DE SANGRE Y HEMODERIVADOS

El tratamiento que emplea las transfusiones sanguíneas, es una intervención que en muchos de los casos salva la vida de quien lo necesita, mejora la condición de gravedad, como todo tratamiento trae consigo complicaciones tardías o agudas, incluye los riesgos que pueden ser de consecuencias graves o mortales, aun existiendo estrictos controles previos a una transfusión.
Los cuidados de enfermeria en los pacientes que necesitan transfusiones sanguíneas, requieren de mucha responsabilidad por parte del profesional de enfermeria, por lo que debe de estar entrenado en la técnica transfusional así como en la identificación y manejo de las reacciones adversas así como el empleo de los medios disponibles para eliminar o minimizar los riesgos para el paciente.
Las intervenciones de enfermeria requieren del conocimiento necesario, asi como del juicio clínico con un diagnostico de enfermeria que permita favorecer los resultados esperados en el paciente.
La transfusión consiste en la administración de sangre o de sus componentes.
En la prevención de eventos adversos así como la seguridad para la administración de componentes sanguíneos la enfermera deberá tener en cuenta los estudios y los grados de evidencia, recomendación o buena practica.
El modelo de gestion basado en la prevención de riesgos para el paciente se ha convertido en una gran influencia en la formación de políticas relativas a la seguridad transfusional.
En toda organización de salud se han cambiado los paradigmas, considerando la cultura de seguridad en la que deben de participar todos los miembros del equipo de salud, los familiares y el propio paciente. Se tiene difundido el sistema de identificación y registro de eventos adversos con la finalidad de analizarlos y plantear propuestas de practicas seguras.
La administración de sangre y derivados requiere que el personal encargado de realizarla tenga conocimientos científicos y especializados, pues cualquier error trae consigo eventos adversos irreversibles.
Las causas mas frecuentes de error identificadas son las siguientes:
a. Identificación errónea del paciente.
b. Error en la toma de muestra, paciente equivocado.
c. Error en la transcripción de la información en el laboratorio.
d. Error en el personal de banco de sangre.
e. Confusión en la distribución del componente sanguíneo.
f. Confusión en la administración.
g. No se verifica el consentimiento informado para la administración de sangre y derivados.
Es una buena practica realizar la identificación y verificación de la calidad del componente sanguíneo, confirmar la compatibilidad sanguínea, confrontar la identificación de las papeletas con el formato de solicitud, verificar la unidad sellada sin fugas, con los sellos de calidad correspondientes.
Se debe evitar la transfusión de productos que hayan sido retirados del laboratorio por mas de 4 horas.
El transporte de la sangre desde el laboratorio hasta el lugar de transfusión debe realizarse en contenedores plásticos, herméticos, termoaislantes, lavables,
Controlar las funciones vitales y repetir cada 15 minutos.
Los componentes no deben de ser calentados.
Es necesario controlar la temperatura para no confundir la reacción febril previa a la transfusión con la reacción especifica.
El acceso vascular debe de ser único para la transfusión.
La vía debe estar con un catéter de preferencia numero 18.
La administración de concentrados eritrocitarios debe ser en dos horas no mas de 4.
El plasma asi como las plaquetas y crio precipitados se deben administrar a la máxima velocidad para evitar la disminución de su efectividad.
Al comienzo graduar a 30 gotas por minuto y evaluar las reacciones posibles, si no se dan se graduara a 60 gotas por minuto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CLASIFICACIÓN DE SPAULDING

Cuidados de enfermería en el disconfort del paciente

ETAPA VOCACIONAL DEL CUIDADO ENFERMERO