sábado, 15 de febrero de 2014

EL CUIDADO ENFERMERO Y LA ATENCION DEL RECIEN NACIDO.

Enfermería es una profesión humanística de naturaleza social cuya practica esta fundamentada en el cuidado humanizado donde no solo se trata a la parte enferma sino que se aborda al ser humano en
sus diferentes dimensiones.
La enfermera recibe una solida preparación y cuenta con bases teóricas que permiten la atención científica y humanizada del neonato o recién nacido, razón por la que las enfermeras podemos afirmar que el profesional que garantiza la calidad de atención integral al recién nacido es LA ENFERMERA.
La formación integral de la cual carecen otros grupos ocupacionales que pretenden asumir la responsabilidad de la atención del recién nacido, lo que permite definir al ser humano como el ser de
interrelaciones consigo mismo y con el mundo, en la que la persona es una entidad única, poseedora de conciencia, intelecto, dignidad, emociones, sentimientos y saberes. La tendencia positivista,
reduccionista no permite la visión integral.
El modelo de adaptación de Calixta Roy inherente a la enfermería nos permite afirmar que el cuidado de enfermería orientado al recién nacido debe ser realizado por el profesional enfermero ya que considera que "el individuo es un ente biopsicosocial en interacción constante con su ambiente", con el que permite la respuesta, el comportamiento y la adaptación en nuestro entorno.

Un recién nacido tiene dignidad, la vida es sagrada por lo que las decisiones éticas deben basarse al respecto de ella, por ello la responsabilidad del cuidado del recién nacido debe darse al
profesional que tiene una formación integral y que ha venido, viene y seguirá brindando cuidados de enfermería, de calidad, seguros e integrales.
La enfermera que labora en los servicios de neonatología tiene una solida formación con la especialización en neonatología que garantiza la atención del recién nacido.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario